Saltar al contenido
Plantas Medicinales

Flores Medicinales y sus Beneficios

Flor de Bugambilia Flores Medicinales

Las flores  medicinales antiguas siguen vigente en la actualidad como respuesta a la cura  de las enfermedades

El uso de las flores medicinales ha sido con el fin de aprovechar las propiedades de sus principios activos y así combatir diferentes enfermedades y dolencias físicas. Esto remonta a aproximadamente  a 5.000 A.C, en la antigua China, pasando por los sumerios, los egipcios, los griegos, los romanos y los pueblos originarios de América. Han dejado un legado importante en la cultura mundial medicinal.

Los usos de las flores medicinales se han ido incrementado en el transcurso del tiempo por diversas razones, llegando a ser uno de los métodos alternativos más buscados en la actualidad para tratar cualquier enfermedad. Se destacan  los siguientes:

Resultados satisfactorios: El alivio de las dolencias y sanación de enfermedades presentadas por las personas que las utilizan es cada vez mayor. Diversos estudios abalan los resultados del tratamiento con flores medicinales antiguas.

Medicina alternativa: Ante los altos costos de las medicinas elaboradas en los laboratorios, los pacientes recurren a las flores medicinales.

Medicina natural: Muchas personas mantienen su creencia y su fe en la medina natural. La desconfianza en la farmacéutica parece incrementarse a medida que pasa el tiempo debido los efectos secundarios adversos en la salud, como consecuencia los registros antiguos  de los usos de las flores medicinales aumentan la credibilidad. Además de que la mayoría de la base de las formulas químicas están en las flores medicinales.

 

Flores medicinales antiguas

Nuestros ancestros comenzaron con el uso de las flores medicinales utilizando  partes de las plantas donde se empleaba generalmente la raíz, el tallo y la hoja. Eran preparadas como tópico a través de la maceración, infusiones hervidas o la deshidratación  para ser fumadas o inhaladas.

Quizás te Interese Leer:  Remedios caseros para tratar las mordidas de insectos

Entre de ellas se destacan la ruda, el aloe, la mandrágora, el jengibre, el tomillo, el ajo, la lavanda, la esencia de árbol. Igualmente, los aborígenes americanos cultivaban, la menta, la coca, el pato amarillo, milenrama y el zumaque. Tienen en común sus efectos antioxidantes, analgésicos, desintoxicantes y  antiinflamatorios.

En el cuidado y la conservación de las flores medicinales antiguas, se emplean técnicas orgánicas, que evitan los fertilizantes químicos para mantener las propiedades y componentes activos que ellas poseen pues son los que ayudan a combatir dolencias.

De acuerdo a cada región, las flores medicinales son clasificadas por uso,  síntomas y dolencias que tratan.

 

Flores medicinales mexicanas

En México se encuentra una gran diversidad de flores medicinales, como el Abrojo amarillo, generalmente usada para tratar dolores estomacales.

Diente de León, utilizado para diferentes afecciones del hígado, la garganta, la tos, estreñimiento e inflamación en el abdomen.

Duraznillo, para cólicos, desintoxícante de los riñones. Utilizada también contra las infecciones en los genitales.

Escobilla se emplea para limpieza de heridas, gripe, problemas urinarios, tos, entre otros.

 

Flores medicinales chilenas

Chile es participe de un inmenso universo de flores medicinales chilenas a continuación se nombran algunas de ellas.

Flor de Sauco para refriados, inflamaciones e infecciones. Sirve como laxante y diurético.

Pasiflora, es excelente para combatir ataques de ansiedad, trastorno de tiroides y problemas de circulación.

Caléndula: es utilizada para ulceras, heridas infectadas y dermatitis. Eficaz para combatir las infecciones vaginales por hongos.

Lavanda, de gran utilidad para disminuir los dolores reumáticos.

 

Flores medicinales para la tos

Para combatir la tos existen diferentes tipos de flores pero las más conocidas son las siguientes

Quizás te Interese Leer:  3 Poderosos Yuyos para el Colesterol

Flor de Bugambilia: Excelente expectorante y regenerador de las vías respiratorias. Potente como tratamiento a la bronquitis, asma y gripe. Se ingiere como infunsion.

Flor de Sauco: su acción es antiviral y aumenta las defensas. Es tomada para acortar los resfriados y alcanzar rápidamente el equilibrio del sistema inmunológico.  Se encuentra generalmente en clima cálido

Aquilea: Estimula la sudoración para la disminución de las altas temperaturas causadas por la  fiebre.

Equinácea: Tiene propiedades antibióticas, además de estimular las defensas naturales. Se recomienda tratar la tos crónica y la gripe.